Buscar disponibilidad     Destinos   Actividades   Inicio   Contactar  
 
  Español   Español   Español  
Opciones
- Mapa de situación de la Vera
- Turismo rural en la vera
- Fiestas de la Vera
- Turismo rural en Extremadura
 
 
 
LOS EMPALAOS, LA VERA, Extremadura
 
 

Momento de la fiesta de los Empalaos. Fotografía (Juan Luis Castaño, 927 23 55 28).

 
 
Los EMPALAOS . Fiesta verata declarada de interés turístico.

En la madrugada del Jueves al Viernes Santo, a partir de la 12 horas, Valverde de la Vera vive con recogimiento su fiesta más emblemática "los Empalaos".

Esta costumbre, que se celebra desde hace siglos, consiste en que una persona anónima y voluntaria, por una promesa hecha o por motivos personales se " empala" para así poder limpiar sus culpas. Esta penitencia, realmente dura conlleva una noche llena de dolor y sufrimiento contenido.

Uno de los momentos más estremecedores se vive cuando se prepara al "empalao". A este ritual asisten muy pocas personas. Sobre el cuerpo desnudo, se procede a la colocación del timón de arado en los brazos y el torso que se sujera con una soga de esparto que da vueltas también alrededor del torso formando una faja. Durante la colocación de esta soga se viven momentos muy tensos pues debe hacerse con gran maestría, para no provocarle ningún daño físico. A sus espaldas se coloca unas espadas en forma de V. De cintura para abajo llevan unas enaguas blancas. La cabeza la llevan cubierta con un velo transparente y sobre ella una corona de espinas o flores. De sus brazos cuelga una estola.

A las 12 horas del Jueves Santo los "Empalaos" comienzan su personal Via Crucis por las calles más populares de Valverde. Cada "Empalao", descalzo y en silencio hace su propio recorrido, acompañado de sus familiares y del Cirineo que guía con el farolillo el lento calvario de estos anónimos penitentes. Cuando éstos se cruzan en alguna calle se arrodillan, incluso en las calles más estrechas y empinadas donde hay gran dificultad para hacerlo.

La gente observa en silencio el paso de los "empalaos", silencio únicamente roto por el sonido de las vilortas (cadenas gruesas de hierro) que cuelgan de los extremos de sus brazos. Estos momentos nos hacen recordar el Via Crucis vivido por Jesús.

Al terminar el Via Crucis los "Empalaos" vuelven a sus casas donde se procede a quitarles las sogas. Debido a la presión de la soga, el "empalao" necesitan un masaje para que el cuerpo recupere su normal riego sanguineo.

 
     
Web desarrrollada por RuralGest -@2006- El mayor número de casa rurales