Buscar disponibilidad     Destinos   Actividades   Inicio   Contactar  
 
  Español   Español   Español  
Opciones
- Mapa de situación
- Turismo rural en Extremadura
 
 
 
OLIVENZA
 
  De izquierda a derecha. Puerta del palacio de los duques de Cadaval (actual ayuntamiento). Interior del Alcazar (Desde aquí se accede al interior del museo etnográfico y a la torre del homenaje). Iglesia de Santa María del Castillo.

 
 
Olivenza, siguiendo las huellas portuguesas.

Municipio extremeño de la provincia de Badajoz, de blancas calles y enrejadas casas. Debido a su lugar fronterizo ha pertenecido a Portugal y a España alternativamente, hasta que después de la llamada Guerra de las Naranjas, en 1801, Manuel de Godoy la incorporó definitivamente al reino español. Desde entonces, aunque española, guarda con cariño y gran respeto, su pasado portugués, siendo la mejor embajadora de Portugal en España. Su pertenencia a ambos reinos, le ha otorgado una mezcla tan característica que ha contribuido a que tenga un estilo artístico propio muy personal, y esa mezcla se refleja también en su gastronomía, arquitectura, costumbres, fiestas, etc.

Olivenza fue musulmana hasta el siglo XIII, que fue entonces ocupada por los caballeros templarios.
El estilo artístico característico de Olivenza es el Manuelino, y como exponente máximo de este, tenemos la Iglesia de la Magdalena y el Palacio de los Condes de Cadaval.

La Iglesia de Santa María Magdalena aunque es principalmente manuelino, aglutina también estilos como el árabe, renacentista, románico y gótico. Su característica principal es su Torre de tres secciones, separadas por lo que parecen sogas. Su portada también es destacable por su decoración en mármol blanco. En el centro un rosetón, con motivos náuticos y en la superior un campanario. Tiene almenas decorativas y arbotantes con pináculos y gárgolas.
El interior de la iglesia se sostiene por ocho columnas torsas, que también simulan grandes sogas. La nave central está cubierta por bóveda estrellada y las naves laterales por bóvedas convexas. Sus paredes están empaneladas por azulejos con imágenes de la Biblia. Es posiblemente el monumento más emblemático y visitado de Olivenza.

El Palacio de los Duques de Cadaval, también es de estilo manuelino. Es utilizada como Ayuntamiento ya desde el siglo XVII. En una de sus puertas de entrada, aparece el escudo Real Portugués aunque está oculto bajo una inscripción.
La puerta más llamativa es la central, da paso a la antigua capilla, hoy Salón de Plenos.
Olivenza conserva parte de su amurallamiento, del modelo Vambau, consistente en muros de tierra revestidos de piedra, de la segunda mitad del siglo XVII. Las batallas que le sucedieron, sobre todo las de la Guerra de la Independencia, la han ido dañando progresivamente.

Olivenza contó en su día con un gran número de construcciones de carácter defensivo, que hoy día han sido rehabilitadas para usos sociales. Ejm: Polvorín de Sta. Bárbara, el Cuartel de intendencia, conocido como la Panadería del rey, el Cuartel del Pozo, el Cuartel de San Carlos, el Cuartel de Caballería. Y como ya desaparecidos, estaban el Fuerte de Sta. Ana, el Fuerte de S. Juan y el de S. Antonio.
También desaparecido está el famoso Puente Ajuda, que unió con el reino de Portugal a España hasta su destrucción en 1648.
Entre los conventos, el Convento de San Francisco, hoy es una almazara privada.
El Convento de San Juan de Dios, es de comienzos del siglo XVII. Fue convento de monjas clarisas, hasta que se destruyó parcialmente por tropas españolas, luego fue hospital militar portugués y luego cuartel.

Por expreso deseo de la reina Dña. Leonor, se creo en Olivenza la cofradía de la Misericordia, con el objeto de recoger en su seno a pobres y enfermos. Con sede en la ermita del Espíritu Santo. Posteriormente se construyó anexo un Hospital.
La fachada de la puerta posee columnas toscanas, con el escudo de Portugal y motivos alusivos al mar.
En el interior de la iglesia merece la pena admirar su retablo mayor, el cristo crucificado, el coro y la azulejería de sus paredes que aluden a obras de la Misericordia.

El Castillo de Olivenza Está construido sobre un núcleo de origen templario. El rey Portugués Don Dinís, mandó reconstruir las murallas del Castillo, añadiéndole 14 torres y una albarrana, cuatro puertas fortificadas y un foso inundable.
De las cuatro puertas, se conservan tres: - la puerta de Alconchel, - la puerta del Espíritu Santo y - la puerta de los Ángeles.
Posteriormente, ya en el siglo XV, se construye la torre del Homenaje, la atalaya que sirvió para vigilar los llanos de Olivenza y la frontera española.
A destacar también entre los monumentos de Olivenza es la Iglesia de Santa María del Castillo. Una iglesia de estilo clasicista finalizada en 1627, en la que destaca la portada,  un rosetón y la torre que se remata con cuatro florones de la artesanía típica oliventina.
En el interior, destaca su capilla mayor con retablo de estilo barroco, así como sus paneles de azulejos historiados. En una de sus naves, esta iglesia contiene uno de los retablos más bellos de Extremadura, se trata de un árbol genealógico de la Virgen.
Olivenza cuenta con varias Casas-Palacio que merecen ser mencionadas.
Una de ellas, la Casa-Palacio de la familia Marzal-Cary, es la muestra más clara del estilo llamado pombalino, en Olivenza, donde resalta la elegancia de sus estructura y los elementos ornamentales, como son el mármol de los vanos; la forja de sus balcones y las esferas armilares, símbolos del poder marítimo de Portugal.
Otras casas a destacar son la Casa de estilo modernista, de la C/ Moreno Nieto, su fachada está decorada con motivos de todo tipo: flores, vegetales, cabezas, jarrones, etc; también es bonita la casa del edificio La Española, de estilo regionalista, sobre fachada curva.
Paseando por las calles de Olivenza nos encontramos con pequeños altares o capillas que también son huella del pasado portugués que tuvo Olivenza. Son los denominados Pasos de Semana Santa, el equivalente al vía crucis, y se utilizaban en la procesión del domingo de pasión. Hoy en día se conservan cinco.

Olivenza, es en definitiva, una ciudad digna de visitar se vaya o no de paso a Portugal.

 
     
Web desarrrollada por RuralGest -@2006- El mayor número de casa rurales